¿ Por qué el crowdfunding no ha arraigado en Asia ?

El popular método de financiación en EEUU que está comenzando a popularizarse en Europa todavía no ha logrado penetrar Asia. Es solo cuestión de tiempo.

La industria del crowdfunding ha dejado claro el pasado año que está en auge. Las plataformas de crowdfunding popular como Kickstarte o Indiegogo facilitan a los emprendedores a financiar sus proyectos solicitando donaciones del público en general. Con más de 600 plataformas para este fin en todo el mundo, este tipo de financiación pasó de contar con 412 millones de euros en 2009 a unos 2.100 millones el año pasado, según un reciente estudio publicado por Massolution, una firma de análisis especializada en negocios de crowdsourcing.

Esta relativamente nueva estrategia de financiación, en la que los emprendedores reciben donaciones– normalmente a cambio de pequeñas gratificaciones o regalos, se espera que alcance casi los 4.000 millones de euros en 2013 según el mismo estudio.

Pero no todo el mundo ha adoptado el crowdfunding por igual. Las plantaformas asiáticas, que ofrecen servicio a más de la mitad de la población mundial, solo recolectó 25 millones de euros (el 1% del total recolectado) según el estudio. Con tantos emprendedores recurriendo a las masas para financiar sus proyectos, resulta notable que que la mayor concentración de población mundial parezca tan falta de interés al respecto.

Existen varias razones por las que el crowdfunding aún no ha triunfado en Asia tal como lo ha hecho en Norteamérica (1.200 millones de euros en 2012) o Europa (730 millones de euros) indica el fundador de la plataforma con base en Singapur Crowdonomic, Leo Shimada.

La primera es obvia, Asia no cuenta con las plataformas seguras y de alto nivel que han ayudado a propulsar la industria en otros lugares, asegura Shimada. El CEO de SeedAsia, Tom Russell, coincide al afirmar que “no sé si existe una plataforma como Kickstarter en cualquier otro lugar del mundo”.

Demasiados proveedores de crowdfunding asiáticos están adoptando un “enfoque común”, según indica Simada, que se limita a lanzar una web sin los servicios o fiabilidad que los donantes tienen en otras partes del mundo. “Echan un vistazo a Indiegogo o Kickstarter, replican el sitio web y esperan que el dinero llegue solo”, explica.

La cultura regional es otro punto a tener en cuenta. Por ejemplo, la percepción social del fracaso es distinta que en occidente, asegura Shimada, y poner una idea de emprendimiento en internet supone exponerse a ser criticado y obtener mala publicidad. “En cualquier lugar del mundo, nadie quiere ser un perdedor”, indica Shimada, “pero especialmente en un sitio como Asia, con todo eso de proteger la reputación y un pronunciado miedo a fallar”.

Rusell remarca la importancia tiene el guanxi en China, el proceso de mantener relaciones e influencias, como un freno hacia el crowdfunding. “(En China) a la gente le gusta invertir en su comunidad local”, indica. “Normalmente son muy voluntariosos a la hora de respaldar proyectos de conocidos, o si saben de lo que la persona quiere poner en marcha; pero la idea de invertir por Internet parece demasiado desconocido para ellos” explica, indicando que esa es la razón por la que SeedAsia trabaja para poner en contacto a inversores y emprendedores en la vida real.

De nuevo en los Estados Unidos, las plataformas líderes como Kickstarter o Indiegogo han sido muy expansivas traspasando fronteras no solo hacia Asia, si no también hascia Reino Unidom Alemania, Francia o Canadá.

La directora de Operaciones Internacionales de Indiegogo, Liz Wald, dice que la plataforma que dirige se está planteando seriamente expandirse a Asia pero que desea más seguridad de que se trata del momento adecuado. Asegura que Asia evoluciona muy rápido, por lo que allí tiene una importancia adicional batir a los competidores regionales para conseguir clientes desde el principio.

En otras palabras, la expansión a Asia de las plataformas de crowdfunding está en marcha, pero eso no significa que vaya a precipitarse. “Es necesario un compromiso, no puedes meterte en Asia a medias” asegura Wald. “Todos quieren ir allí y ser los primeros, pero si no puedes ofrecer un compromiso, creo que será un error caro y doloroso” asevera.

Dado el enorme potencial del mercado asiático, es de esperar que las mayores plataformas de crowdfunding tienen los ojos puestos en Asia. Precipitarse puede convertirse en un craso error, pero dejar que la competencia se adelante podría ser el agravio más doloroso. 

Fuente : Intereconomia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s